Sonia Rincón: octubre 2012

Páginas

miércoles, 31 de octubre de 2012

Twinkle Twirl


Fue el primero de la colección Dance Studio de 2004.

Pose: Rearing.
Color del cuerpo: Púrpura.
Color del pelo:Rosa pálido, naranja y rosa fuerte.
Color de los ojos: Azules y rosas con una estrella blanca.
Símbolo: Fuegos artificiales naranjas y rosas.
Corazón de la pezuña: Blanco.
Leer más

lunes, 29 de octubre de 2012

Sapphire Shores


Es un pony de la colección Jewel Ponies de 2004.

Pose: Gem Blossom.
Color del cuerpo:Rosa.
Color del pelo: Azul y blanco.
Color de los ojos: Azul.
Símbolo: Concha amarilla con gema azul en el centro.

Corazón de la pezuña: Azul.



Le gusta hablar y charlar pero también disfruta de los momentos de calma. Nada la hace más feliz que caminar con amigos por la playa, simplemente escuchando el sonido del mar.
Leer más

domingo, 28 de octubre de 2012

Summer Bloom


 Es un pony de la colección Pretty Patterns de 2006.

Pose: Beachberry
Color del cuerpo: Amarillo con patas rosas.
Color del pelo: Rosa con hilos brillantes.
Color de los ojos: Azules con azul claro.
Símbolo: Flor rosa delineada con rosa suave con flores en cascada por las patas.
Corazón de la pezuña: Rosa.
Mes del cumpleaños: Agosto.
Color favorito: Oro
Flores favoritas: Margaritas
Cosa favorita para hacer: Volteretas laterales y saltos mortales
Leer más

Mis nuevos Ponys


 

Ayer me llegó por correo un paquete que contenía una nueva muñeca para mi hija y dos ponies G3 para mí. A la noche me dediqué a identificarlos y son: Sapphire Shore y Summer Bloom. Ni corta ni perezosa, fui al dormitorio de mi hija en busca de sus tres ponys para identificarlos y han resultado ser Rarity, Twinkle Twirl y Pinkie Pie también de G3.



Y vienen de camino diez ponis más:

 Daisy Jo

 Lickity Split

 Pretty Parasol

 Rainbow Dash

  Rainbow Dash

 Rainbow Flash

 Round'n Round

 Star Fight

 Star Swirl

 Toola-Roola
Leer más

jueves, 18 de octubre de 2012

Shärwynd estrena ropa


Hoy el cartero me traía tres paquetes y uno de ellos era para Shärwynd, que se ha puesto muy contenta en cuanto lo ha visto. Se ha probado un vestido y estaba tan cómoda que se ha puesto a leer sentada en el suelo. Pero, el paquete traía más sorpresas: un conjunto Lolita rojo, con sus calcetines, zapatos, cofia, lazo del pelo y camisa. ¡Estaba preciosa! Ha salido a la calle a cuidar de sus plantas y se ha dejado hacer un par de fotos.

  ¿Verdad que parece sacada de una novela de Jane Austen?

 El rojo le sienta de maravilla.

Leer más

miércoles, 17 de octubre de 2012

Ex Libris, la próxima novela de Sandra


Recuerdo aún cuando, hace dos años, en la Feria del Libro de Valencia, conocí a Sandra por fin en persona tras un año acribillándola a mails, comentarios en su Blog y Facebok... siendo la fan pesada de turno, vamos. Fui contenta a nuestro primer encuentro, ataviada con mi vestido de The Wizard of Oz de Baby the Stars Shine Bright y con mi amiga Alaure. Ver a Sandra fue un sueño hecho realidad. Que me diera dos besos, que su madre me reconociera como "la chica de la pluma" - seeeeh, suena mal, pero nosotras nos entendemos - me emocionó muchísimo. Pero, lo que más marcó ese día fueron las palabras de Sandra cuando fui a comprar su nueva novela en aquel momento: La Hija de los Sueños.

"Es muy juvenil", me dijo como si pretendiera justificarse, "era para un concurso de Literatura juvenil", agregó. En sus palabras parecía esconder un 'no hace falta que lo compres, ¿eh?' y, en ese instante, me di cuenta de que Sandra ya conocía mi carácter crítico y mis gustos y parecía 'no querer decepcionarme' con aquella última obra suya. "Estoy con algo que sé que te gustará más", dijo al final, como quien revela un gran secreto. Así que, ¿habría pronto otro libro? Tomé un ejemplar de La Hija de los Sueños y le dije "Lo has escrito tú, ¿no? Entonces, me lo compro".

Tras esto, o antes, who knows?, le hice entrega de un regalito que compré para ella: unos ganchitos para el pelo de El Fantasma de la Ópera, historia que nos ha convertido en lo que somos: dos buenas amigas.


La segunda vez que nos vimos fue en La Feria del Libro de Valencia de este año. Yo llevaba puesto para ella mi vestido The Phantom of the Opera de  Fidel David y llevaba una rosa roja con un lazo negro para entregársela. Cuando se la ofrecí, vio el tatuaje de mi muñeca derecha y se sorprendió y llamó a su madre: "¡Mira mamá!", yo las miraba sin comprender y Sandra me confesó: "en mi próxima novela, este símbolo tiene mucha importancia" y yo feliz... mi primer tatuaje, que me lo hice al día siguiente de mudarme de Austria a España para recordar el cambio que daba mi vida, estaría ligado a una novela de Sandra, al igual que mi segundo tatuaje, en mi homoplato con un violín negro, una máscara blanca y una rosa roja con un lazo negro en su tallo lo esaba con su primera novela: El Violín Negro..

Además, me contó su madre que, cuando estuvieron en Candem dijeron 'esto a Pipper le encantaria', yo estaba en una nube. Aparecía en sus conversaciones familiares en viajes de placer como si fuese alguien cercano a ellos.  ¡Casi abrazo a Sandra llorando de emoción! Y es que, mi baja autoestima -o estupidez, según se mire -, me sigue haciendo pensar que soy aquella 'fan pesada que acribillaba a Sandra a mail y comentarios en su Blog y Facebook'


Así que, se puede decir que llevo dos años esperando esta novela y cada día que pasa me parece que falte más tiempo en vez de todo lo contrario. Os dejo ahora con la ficha técnica y la sinopsis. Espero que os atraiga tanto como a mí...

Título: Ex libris
Autor: Sandra Andrés Belenguer
Editorial: Everest
Formato: 21 x 13,5 cms
Nº de páginas: 450
ISBN: 978-84-441-4828-1
Precio: 14,95€
Sinopsis:

Los libros son como una máscara. Hasta que no abres su cubierta, nunca puedes desvelar su interior.

Lara es apodada como "La nueva" o "Bicho raro" en todos los institutos en los que se matricula. La principal razón de su marginación es que Lara solo parece interesada por la literatura y no es nada hábil en las relaciones sociales. Cuando ha conseguido tener alguna amiga, tampoco ha sabido conducir bien esa amistad. Lara vive en París, ciudad a la que sus padres han emigrado dos años antes. Cuando tuvo que mudarse pensó que ese cambio de domicilio y de vida supondría para ella una oportunidad para recomenzar una vida que no le gustaba. Sin embargo, en su nuevo instituto continúan las risas, los murmullos y la actitud distante de sus compañeros. Agobiada por un suceso desagradable con los gamberros de su clase, se va a un parque cerca del cual descubre una extraña librería, la librería Blanchard. El cartel de la librería es un libro abierto con las letras «Ex Libris» y dos interrogantes en él. Aunque la librería parece muy antigua y cerrada al público, llevada por su incansable curiosidad y para refugiarse de la lluvia, Lara decide entrar. El librero, un tipo extraño, la cita para días más tarde. A partir de esa cita, Lara comienza el fin de su solitaria existencia e inicia su propia aventura.
Leer más

domingo, 14 de octubre de 2012

Los Reyes Magos son de verdad


Hace mucho tiempo, leí esto en un Blog y lo tenía guardado para ocasiones como la de hoy. Lara, una niña a la que quiero muchísimo, ayer 'descubrió' que los los Reyes Magos, el Ratoncito Pérez... son los padres y saber que ha perdido esa ilusión por lo mágico, que sus ojillos se llenaron de lágrimas me ha partido el corazón. Lara, siempre creí que la primera vez que compartiera esto, sería para leérselo a mis hijos pero, pequeña, hoy... esto es para ti:

"El padre de Blanca se sentó al llegar a casa, dispuesto a escuchar lo que su hija le contaba de sus actividades en el colegio, pero ésta, en voz algo baja, como con miedo, le dijo: 

-¿Papá? , oye, quiero... que me digas la verdad

-Claro, hija. Siempre te la digo -respondió el padre un poco sorprendido.

- Es que... -titubeó Blanca.

-Dime, hija, dime.

-¿Existen los Reyes Magos?

El padre de Blanca se quedó mudo, miró a su mujer, intentando descubrir el origen de aquella pregunta, pero sólo pudo ver un rostro tan sorprendido como el suyo que le miraba igualmente.

-Las niñas dicen que son los padres. ¿Es verdad?

La nueva pregunta de Blanca le obligó a volver la mirada hacia la niña y tragando saliva le dijo: ¿Y tú qué crees, hija?

- Yo no sé: que sí y que no. Por un lado me parece que sí que existen porque tú no me engañas; pero, como las niñas dicen eso.

-Efectivamente somos los padres los que ponemos los regalos, pero...

-¿Entonces es verdad? -cortó la niña con los ojos humedecidos. ¡Me habéis engañado!

-No, nunca te hemos engañado, porque los Reyes Magos sí que existen -respondió el padre cogiendo con sus dos manos la cara de Blanca.

-Entonces no lo entiendo,?

-Siéntate, Blanquita, y escucha esta historia que te voy a contar porque ya ha llegado la hora de que puedas comprenderla. La niña se sentó entre sus padres ansiosa de escuchar cualquier cosa que le sacase de su duda, y su padre se dispuso a narrar lo que para él debió de ser la verdadera historia de los Reyes Magos.

Cuando el Niño Jesús nació, tres reyes que venían de Oriente guiados por una gran estrella se acercaron al portal para adorarlo. Le llevaron regalos en prueba de amor y respeto, y el Niño se puso tan contento y parecía tan feliz que el más anciano de los Reyes, Melchor, dijo: ¡Es maravilloso ver feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a todos los niños del mundo y ver lo felices que serían.

-¡Oh, sí! -exclamó Gaspar. Es una buena idea, pero es muy difícil de hacer. No seremos capaces de poder llevar regalos a tantos millones de niños como hay en el mundo. Baltasar, el tercero de los Reyes, que estaba escuchando a sus dos compañeros con cara de alegría, comentó:

-Es verdad que sería fantástico, pero Gaspar tiene razón y, aunque somos magos, ya somos ancianos y nos resultaría muy difícil poder recorrer el mundo entero entregando regalos a todos los niños. Pero sería tan bonito.

Los tres Reyes se pusieron muy tristes al pensar que no podríanrealizar su deseo. Y el Niño Jesús, que desde su pobre cunita parecía escucharlos muy atento, sonrió y la voz de Dios se escuchó en el portal: 

-Sois muy buenos, queridos Reyes Magos, y os agradezco vuestros regalos. Voy a ayudaros a realizar vuestro hermoso deseo. Decidme: ¿qué necesitáis para poder llevar regalos a todos los niños?

-¡Oh, Señor! -dijeron los tres. Necesitaríamos millones y millones de pajes, casi uno para cada niño que pudieran llevar al mismo tiempo a cada casa nuestros regalos, pero no podemos tener tantos pajes, no existen tantos.

-No os preocupéis por eso -dijo Dios. Yo os voy a dar, no uno, sino dos pajes para cada niño que hay en el mundo.

-¡Sería fantástico! Pero, ¿cómo es posible? -dijeron a la vez los tres Reyes con cara de sorpresa y admiración.

-Decidme, ¿no es verdad que los pajes que os gustaría tener deben querer mucho a los niños? -preguntó Dios.

-Sí, claro, eso es fundamental -asintieron los tres Reyes.

-Y, ¿verdad que esos pajes deberían conocer muy bien los deseos de los niños?

-Sí, sí. Eso es lo que exigiríamos a un paje -respondieron cada vez más entusiasmados.

-Pues decidme, queridos Reyes, ¿hay alguien que quiera más a los niños y los conozca mejor que sus propios padres?

Los tres Reyes se miraron asintiendo y empezando a comprender lo que Dios estaba planeando, cuando la voz de nuevo se volvió a oír:

-Puesto que así lo habéis querido y para que en nombre de los Tres Reyes Magos de Oriente todos los niños reciban algunos regalos, yo ordeno que en Navidad, conmemorando estos momentos, los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre, y de vuestra parte regalen a sus hijos los regalos que deseen. También ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les contarán esta historia y a partir de entonces, en todas las Navidades, los niños harán también regalos a sus padres en prueba de cariño. Y, alrededor del belén, recordarán que gracias a los Tres Reyes Magos todos son más felices. 

Cuando el padre de Blanca hubo terminado de contar esta historia, la niña se levantó y dando un beso a sus padres dijo: "Ahora sí que lo entiendo todo papá. Y estoy muy contenta de saber que me queréis y que no me habéis engañado".

Y corriendo se dirigió a su cuarto, regresando con su hucha en la mano mientras decía:

-No sé si tendré bastante para compraros algún regalo, pero para el año que viene ya guardaré más dinero.

Y todos se abrazaron felices, mientras desde el Cielo, tres Reyes Magos contemplaban la escena tremendamente satisfechos".

Así que, grandes y pequeños, a lustrar los zapatos, que el milagro de los Reyes Magos de Oriente se repetirá siempre que haya un niño en la faz de la tierra.


Espero que te guste y te haga seguir creyendo en todo lo que has creído hasta el día de hoy. ¿Cómo no creer en la magia si solo hay que mirarte a los ojos para saber que las hadas existen y hacen prodigios?
Leer más